SÍGUENOS EN

RSSRSS

FACEBOOK

Síguenos en Facebook

El Palmar

Tour Virtual


UN POCO DE HISTORIA DE EL PALMAR

Hay pocos datos escritos de El Palmar con anterioridad a la conquista de Valencia por el rey Jaime I, salvo que debía existir una alquería árabe en la isla, como el real privilegio otorgado en Morella el 21 de Enero de 1250 que en el Lago pudiera pescar “cualquier vecino o habitante de la Ciudad o Reino de Valencia” a cambio de dar al monarca la quinta parte franca, quedando las cuatro partes restantes para los pescadores.

Como resultado de este privilegio, la pesca en la Albufera conoció un notable incremento, si bien tuvieron que pasar todavía muchos años para que se produjera un asentamiento de carácter estable en la isla, pues durante mucho tiempo fueron pescadores residentes en la ciudad de Valencia, Russafa, Catarroja o Silla, los que construyeron algunas barracas con el único fin de quedar en ellas los útiles de pesca y poder guarecerse en caso de incidencias climatológicas.

Toda la información existente parece apuntar a que no fue sino hasta la segunda mitad del siglo XVIII cuando algunos de estos pescadores con sus familias comenzaron a fijar su residencia en la isla.

El Palmar, isla de pesca y tradiciones

“«Como todas las tardes, la barca-correo anunció su llegada al Palmar con varios toques de bocina. El barquero (…) iba de puerta en puerta recibiendo encargos para Valencia, y al llegar a los espacios abiertos en la única calle del pueblo, soplaba de nuevo la bocina para avisar su presencia a las barracas desparramadas en el borde del canal. Una nube de chicuelos casi desnudos seguía al barquero con cierta admiración. Les infundía respeto el hombre que cruzaba la Albufera cuatro veces al día, llevándose a Valencia la mejor pesca del lago y trayendo allá los mil objetos de una ciudad misteriosa y fantástica para aquellos chiquitines criados en una isla de cañas y barro»”.

Vicente Blasco Ibáñez, Cañas y barro

La realidad de El Palmar a través de los textos de Blasco Ibáñez. No era la primera vez que el escritor valenciano retrataba a esta comunidad de pescadores separada de la ciudad por las aguas de La Albufera. Las barcas servían de único medio de transporte cuando los vecinos de Ruzafa se instalaron en El Palmar para desarrollar el tradicional oficio de la pesca con facilidad. No había mujeres ni niños en aquella diminuta isla que La Albufera había cedido a los hombres.

Fue en 1250 cuando la pesca pasó a ser oficio legal instaurándose las bases para la misma, reguladas a través de la Comunidad de pescadores. A día de hoy la Comunidad sigue marcando la normativa de El Palmar. Cada año el tradicional sorteo del ‘redolí’ establece la superficie de lago en la que cada familia puede pescar.

Pero no fue hasta la segunda mitad del XVIII cuando las mujeres e hijos comenzaron a asentarse en una isla de trabajadores que empezó a vivir desde ese momento como verdadera población. Las costumbres de la época y la dificultad de acceso a la zona marcarían la necesidad de que fuesen ellas quienes hasta ese momento se quedasen en Valencia para vender en los mercados el pescado y el arroz que llegaban de El Palmar. En el siglo XX la construcción de tres puentes abriría las fronteras de la isla comunicándola con tierra sin necesidad de barcas.

Hablar de El Palmar también es hablar de barracas, típica casa valenciana, de agricultor, de pescador. Levantadas con madera y barro y cubiertas con techos de cañas de la misma Albufera, daban protección a las familias aunque carecían de luz y electricidad. Hoy, las pocas que quedan gozan de protección como bien de interés cultural y muchas se destinan a la cocina de la tradicional paella valenciana en beneficio de los amantes de la cultura gastronómica.

Respecto a la población, ésta decrece con los años. Si bien es cierto que todavía El Palmar cuenta con cerca de 800 habitantes deseosos de seguir respetando las tradiciones y costumbres que les han venido dadas generación tras generación.

.

Fiestas y tradiciones

Fiestas del Cristo de la Salud. Se celebran desde la Última Semana de Julio hasta el Día 1 de Agosto.

  • Romería con barcos por la Albufera acompañando la imagen de Nuestro Patrón para que Bendiga las aguas de la Albufera.
  • Ofrenda de flores y frutas al Santo Cristo de la Salud.
  • Enramada de Murta.
  • Vuelta de Cocas.
  • Paellas.
  • Cabalgata.
  • Fuegos Artificiales.